• Playas
  • Fiestas
  • Arquitectura
  • La Fortaleza
  • Seis
    playas
    urbanas
    Del ayuntamiento a la playa en dos minutos.
    Playa
    Ladeira

    Es la mayor de todas las playas con sus 1,300 metros de longitud. Tiene una anchura media de 15 metros. Es la que se encuentra más alejada del centro urbano.
    De oleaje moderado, vigilada y con zona de fondeo y con finísima y blanca arena. Tiene
    cámping
    , kioscos, restaurantes, seguridad, puesto de Cruz Roja y equipos de vigilancia. Está dotada con los servicios de duchas, teléfonos, limpieza de playas, papeleras y transporte de autobús.
    Playa
    Santa Marta (San Esteban)

    Más de 200 metros de longitud con aguas tranquilas y finísima y blanca arena. Mucho más cerca del núcleo urbano que la playa de Ladeira.
    Cuenta con alojamiento, camping, kioskos de temporada, seguridad y policía local. Entre los servicios que ofrece: duchas, teléfonos, limpieza de playas, papeleras, transporte de autobús.
    Playa
    Barbeira

    Playa de 200 metros de longitud que se encuentra en las faldas del Monte Boi. Para su acceso hay que acercarse hasta la fortaleza y pasar bajo una de sus puertas.
    Se encuentra muy cerca de la playa de A Ribeira y está muy protegida del oleaje del mar gracias al espigón y un puerto deportivo. Cuenta con todo tipo de servicios al visitante. Su arena es dorada y de grano medio.
    Playa
    Os Frades

    Pequeña playa de 30 metros de longitud que se encuentra en las faldas del Monte Boi y con mayor oleaje que las otras playas. Su arena es de grano más grueso y con abundancia en rocas, ya que está formado en una pequeña bahía de rocas de mar. Para su acceso hay que seguir el paseo de Monte Boi.
    Playa
    A Concheira

    Playa de 50 metros de longitud al inicio del paseo de Martín Alonso Pinzón. Es la última playa de
    Baiona
    , a partir de ésta comienza la zona de rompientes sobre las rocas a lo largo de la costa.
  • La gran fiesta de
    Baiona
    La fiesta de la
    Arribada
    es sin duda la más conocida de
    Baiona

    El primer fin de semana de marzo se conmemoraba la llegada de la carabela "La Pinta" al puerto de Baiona con la noticia del descubrimiento de América. En los últimos años se han aumentado los actos para recordar tan histórico suceso y por tal motivo la fiesta se hace coincidir con el fin de semana siguiente al que hasta ahora era día de fiesta oficial.
    Durante ese fin de semana se celebra en las calles del casco antiguo una fiesta medieval en la que se ofrecen los productos de artesanía que se consumían en el siglo XV. Músicos, juglares, malabaristas y artesanos recorren esos días las calles reviviendo aquel hecho. Además, en las tardes del sábado y del domingo se escenifica la reconstrucción del relato que Martín Alonso Pinzón y sus tripulaciones hicieron de la gesta del descubrimiento al corregidor de Baiona el día 1 de marzo de 1493.
    También destacan en esta fiesta las demostraciones de cetrería con aves de presa como águilas, halcones, buitres, cernícalos, búhos... Así como el torneo medieval de caballeros que luchan por el corazón de la princesa en la playa de Ribeira. en el que se puede contemplar un torneo de justas, tiro de venablos y derribo de estafermo con la demostración de destreza de caballeros, escuderos y alabarderos. Meigas y hechiceras intentan embelesar a la concurrencia con sus encantos y hechizos y con gran honor, parte el cortejo real desde el castillo de Monterreal con sus majestades don Fernando y doña Isabel.
    Por las calles dse tocan romanceros y salen malabares y zancudos a entretener y alegrar a la concurrencia. Así como la demostración de diestros arqueros en la playa de Ribeira.
    Los actos se completan con la concesión de la Medalla de oro de Baiona a personas o asociaciones que hayan destacado por su labor cultural en el marco de la emigración y con una ceremonia oficial en la que participan los representantes de los ayuntamientos de Palos de la Frontera, Santa Fe de Granada y Pornic, villas hermanadas con la de Baiona.
    Una Villa Marítima
    Navegación
    La entrada más natural a esta ría, es la comprendida entre Silleiro y Serralleira, independientemente de los bajos que despiden como Carallones o la Negra. El canal es amplio y profundo.
    Encontraremos la enfilación de entrada llegando a la demora de Pta. Vicos en Cíes entre 020º y 032º y a 1,3M de Silleiro. Arrumbar al 083 ya que la enfilación en tierra se ve muy mal, recomendamos guiarse por el castillo de Monterreal.
    Otra posibilidad es, dándole resguardo a la boya de naufragio, al N del faro de la Serralleira, arrumbar al 215º, con el faro de Serralleira al través del Br. aproar al 180º con Silleiro por la proa, buscando el través de la boya cardinal S situada al S de Carallones y Serraleira. Una vez en la marca aproar a Baiona. Otra posible entrada solamente para embarcaciones con poco calado, viniendo de la ría de Vigo es la boca entre Monte Ferro y la Estela de tierra, siempre muy pegado a la isla y, a poder ser, con la marea llena. Una vez pasada la punta más al S de la isla, aproar el espigón de Baiona, pues tenemos la navegación franca (Datos: turgalicia.es).
    El puerto deportivo
    Un puerto deportivo con más de 300 amarres fijos, con 12m de calado de bocana y 3m de calado en dársena. Con grúa de 6Tn y pórtico elevador de 50Tn. La máxima eslora recomendada es de 40m. Junto al paseo marítimo y en el centro urbano.
    Cuenta con una gran variedad de servicios: agua en amarre, luz en amarre, hielo, muelle de espera, bar-restaurante, duchas y wc, vigilancia, iluminación nocturna, teléfono público, radio (VHF9), aparcamiento, mecánico motor y electricista, tratamientos en el casco, servicio marpol, recogida de basuras, información metereológica, taxi, pago con tarjeta, alquiler de vehículos, combustible diesel, combustible sin plomo y rampa de varado.
  • Baiona
    conserva toda la riqueza cultural que tiene Galicia.
    Los elementos etnográficos gallegos se presentan en
    Baiona
    a lo largo de todo su territorio convirtiéndolo en una representación a escala del patrimonio gallego.
    Los elementos materiales que definieron la vida, el trabajo, el arte y las costumbres populares gallegas de antaño todavía perduran en el territorio baionés enriqueciéndolo patrimonialmente.
    Podemos encontrar elementos típicos de la cultura gallega como: viviendas tradicionalmente, molinos de agua, hórreos, cruceiros, petos de ánimas, palomares, fuentes, pazos, capillas e iglesias.
    Cada uno de estos elementos tuvo su especial significado cuando su uso era común, y guardan una estrecha relación con las creencias populares y la vida cotidiana de la población de los siglos pasados.
    Su estudio nos ayuda a comprender como se afrontaban los problemas cotidianos, cómo se aprovechaban los recursos naturales y comprender las relaciones simbólicas y espirituales de las creencias populares, así como conocer los propios estilos autóctonos de expresión artística.
    El cruceiro de la Santísima Trinidad (Siglo XV)
    El cruceiro, elemento etnográfico representativo de la cultura gallega y de su arte, está lleno de leyendas y mitos que todavía perviven hoy en día.
    El cruceiro de la Santísima Trinidad está situado en la antigua calzada romana. Consta de una gran cruz gótica del siglo XV cubierto por un templete de tipo renacentista alcanzando una altura de 8 metros. Está firmado por un conjunto de 10 figuras bíblicas en piedra policromada.
    Antiguamente servía de altar para celebrar misa en tiempos de peste. Se trata de uno de los principales cruceiros de Galicia.
  • La fortaleza de Montereal
    Principal baluarte del municipio. Su recinto amurallado se levantó en el siglo XIV para defenderse de los ataques de los continuos enemigos. Hoy el carcado de piedra acoge uno de los mejores paradores de
    turismo
    del país. Para acceder a él hay que traspasar una puerta del siglo XVII presidida por un gran escudo de los Austrias. En seguida encontramos a la izquierda la Torre del Reloj y a sus pies la Puerta del Sol, levantadas en el siglo XVI. A la derecha tiene sus instalaciones el Club de Yates.
    Más arriba encontramos una coqueta ermita de este siglo, construida en granito y madera, al pie de un extenso bosque de múltiple vegetación, y luego las estancias propias del Parador. A esa altura asomarse a la muralla permite atisbar el espacio abierto del océano, la península de Monteferro, Playa América y las islas Cíes y Estelas.
    Siguiendo el recorrido de la muralla, en la parte más oriental se levanta la pequeña Torre del Príncipe, una atalaya circular que fue faro antiguamente. Cerca de ella perviven los cañones que defendieron a la población de los piratas. Se llega entonces junto a la Torre de la Tenaza.
    Una ruta igualmente atractiva es la del paseo de Monte Boi, que bordea la base de la fortaleza: un camino bucólico para sentir el olor y la brisa del mar.
    • Playas de baiona
    • Playas de baiona
    • Playas de baiona
    • Playas de baiona
    • Fiestas en baiona
    • Fiestas en baiona
    • Fiestas en baiona
    • Fiestas en baiona
    • Fiestas en baiona
    • Arquitectura de baiona
    • Arquitectura de baiona
    • Arquitectura de baiona
    • Fortaleza de baiona
    • Fortaleza de baiona

RIA DE BAYONA